A ver, a ver…

DSCN3511

Si bien dije que me gustaba mirar por la ventana mientras viajo, la excepción es en la ventana del avión. A menos que ya esté tranquilo el asunto y se sienta estabilidad, puedo asomarme un ratito y disfrutar de la vista. Es hermoso ver ciudades desde lo alto, ya sea de día o de noche.

La primera ciudad que vi desde arriba fue Nueva York de noche y me encantó poder distinguir las islas, aunque no supiera nada de la geografía de esa ciudad. Todo lo demás lo he visto de día, ya sea al salir el sol o en plena tarde.

En la foto, sacada en enero de 2014, se ve el sur de Chile; según mis cálculos debe ser cerca de Concepción, donde ya comienzan a verse las nubes que se repiten mientras más te acercas al fin del mundo.

(Con) Alma de Copiloto

Siempre he tenido alma de copiloto. No me gusta manejar. Me gusta que me lleven a lugares, me gusta mirar por la ventana el paisaje, sin importar cómo sea. Me gusta el viaje y lo disfruto a concho, esperando -quizás- no llegar a mi destino. Yo no duermo en los viajes, miro para afuera y le hago el viaje amable al que maneja, es mi debe de copiloto, y así  he ido conociendo el mundo.

Este es un experimento, una idea loca lanzada en Natified que me hizo soñar despierta y me gusta atesorar esos sueños sin pies ni cabeza. Generalmente, los tengo cuando quiero vacaciones, así que por qué no unirlos y poder soñar acá? Por qué no ayudarlos a aterrizar esos sueños de conocer, por medio de mi experiencia?

Sí, he tenido la suerte de ir a muchas ciudades en muchos países. He visitado tres continentes y pretendo seguir hasta que pueda. Aquí quiero contarles historias sobre esos viajes, historias lindas, otras tristes, cosas decepcionantes, cosas sorprendentes; darles tips y consejos, responder consultas, mostrarles fotos.

Los invito a seguirme en esta nueva aventura.

-Natalia